Busqueda



El origen de nuestros complejos


El origen de nuestros complejosA lo largo de toda la vida, siempre estamos buscando la aprobación de los demás. Buscamos la aprobación de quienes nos rodean para nuestro cuerpo, nuestra forma de vestir, de hablar, y hacer las cosas…
Nuestros complejos son fruto de la aprobación o desaprobación que hemos sentido de las personas que nos han rodeado a lo largo de nuestras vidas: nuestros amigos, compañeros de trabajo, estudio, colegio y especialmente de nuestra familia.
 Muchas veces cargamos con complejos bien arraigados, que han estado acompañándonos durante toda o la mayor parte de la vida.
Un buen ejemplo de complejo bien arraigado en nosotros los seres humanos puede ser el del aspecto físico, la insatisfacción que suele afectar nuestro trato con las demás personas.http://www.todamujeresbella.com/wp-content/uploads/2010/05/caja1.jpg Es muy común en tener complejos que nos afectan negativamente en la vida, complejos que nos producen inseguridad y baja autoestima… Es común vernos de forma distorsionada, exagerando cada rasgo de nosotros mismas que no nos gusta. Para el colmo, tendemos a compararnos con las demás personas y dejarnos influir por los medios de comunicación y lo que la sociedad impone.
La raíz de nuestras inseguridades:
En buena medida, nuestra confianza o falta de confianza en nosotros mismas es algo que adquirimos en nuestra familia. Nuestra personalidad y carácter se va formando desde que somos pequeños, y nuestro entorno, especialmente nuestros padres, suelen tener un rol importante en nuestra personalidad, incluidos nuestros complejos. La falta de apoyo, atención y reconocimiento de los padres puede ser determinante en el valor que sentimos que tenemos. Cuando en la familia nos sentimos amadas y valoradas, se vuelve mucho más grande nuestra esperanza de una vida con firme personalidad y de confianza a lo largo del resto de nuestras vidas.
Palabras que calan hondo
  • En la escuela solían llamarme “Pinocho” por mi nariz tan grande.
  • En tu ropa caben dos de mi tamaño, necesitas dos sillas para sentarte cómodo.  http://www.todamujeresbella.com/wp-content/uploads/2010/05/caja2.jpg
  • Cuando caminas haces temblar toda la casa.
  • Nunca te enteras de nada, eres una tontita(o).
Pareciera que todo es un conjunto de palabras inocentes y hasta graciosas, no se dicen con una mala intención, sin embargo se repiten tanto que pueden quedarse implantadas en la mente de quien crece pensando que es gorda, flaca, muy alta, muy baja, con una nariz muy grande, cabezona, etc. Se asume que es así, que es un defecto, y que no hay nada que se pueda hacer para solucionarlo.
Muchas veces se hacen comparaciones que igualmente nos acaban afectando y provocando inseguridades que nos duran toda la vida. 
Es algo frecuente que parece hacerse en todos los hogares, intentando poner como ejemplo a otra persona que lo hace mejor con la esperanza de que aprendas a hacerlo así, pero que a fin de cuentas es comparar, decir que lo que uno hace o como uno es vale menos que la otra persona. Lo peor es cuando estas comparaciones vienen en voz de los padres, que es algo que debe evitarse a toda costa si se quiere hijos que confían en sí mismos, capaces de enfrentar mejor la vida y la dureza que tienen por delante.
  • Nunca vas a ser como la fulanita, tan inteligente.
  • Mira a tu hermano, siempre trae buenas calificaciones, ¿por qué no aprendes de él?
  • Nunca vas ser lo que quieres ser, porque no pones el mismo empeño del vecino que ganó la beca, ya quisiera yo que fueras como él/ella.  http://www.todamujeresbella.com/wp-content/uploads/2010/05/duow.jpg
  • Mereces estar solo/a, porque eres un niño egoísta y problemático, por eso no tienes amigos.
Muchos de esos complejos creados y adquiridos durante la niñez se acentúan en la adolescencia, una de las etapas determinantes en la formación del individuo, etapa en la que somos muy vulnerables y en que necesitamos la aprobación y aceptación de los de nuestro entorno para el desarrollo de la autoestima.
Muchas personas no logran o no saben cómo superar los complejos de la niñez y no se les ha enseñado a interpretar sus defectos como algo normal o natural. Intentan ocultar lo que asumen como defectos, y al no lograrlo se angustian incluso llegando a estar ansiosos por ello. La sociedad nos marca modas, difunden por todos los medios posibles un tipo de belleza que está muy lejos de ser real y muchas personas mujeres y hombres se sienten acomplejadas al comprarse o desear tener o ser como esos modelos que nos son impuestas y que nosotros de una u otra manera aceptamos, sabiendo que no se acercan a nuestro estilo de vida.
http://www.todamujeresbella.com/wp-content/uploads/2010/05/oe.jpg¡Fuera complejos!
Debemos aprender a querernos y aceptarnos tal cual somos, con nuestras virtudes y defectos, así como hacer uso de los aspectos positivos y cualidades que todo ser humano posee. Debemos tener presente que no siempre vamos a gustarle a todo el mundo y no debemos sentirnos acomplejados por tener un aspecto físico diferente a los demás. No debemos olvidar que transmitimos lo que pensamos y sentimos, debemos confiar en nosotros mismos y en nuestros valores sin basar nuestros triunfos o fracasos en la apariencia externa, reforzando nuestra autoestima desechando o tratando de superar complejos e ideas acerca de nosotros mismos que nos fueron inculcadas de pequeños.
El no estar satisfechos con nuestro aspecto físico nos lleva a pensamientos de comparación con los demás. En el aspecto profesional, todo ser humano tiene habilidad e inteligencia especial desde que nace, recuerda que eres irreemplazable porque tú no eres menos que nadie, siempre habrán personas que saben más que tú y personas que saben menos que tú. Desecha los complejos que te fueron implantados y que han regido tu vida, ámate tal cual eres y los demás te amarán por lo que eres y no por lo que luces.
¿Has hecho algo para superar tus complejos?
Con el cariño de siempre:
Amanecer cautiva.
Eres bella tal como eres... diferente.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...