Busqueda



Los hijos se van

Esperas con ansias las primeras palabras, los primeros pasos, luego crecen un poco y llega el momento de que se va a la escuela, gozamos y celebramos sus triunfos, van subiendo de escalones y comparten con nosotros sus ideas, sus dudas y todos los momentos felices de su niñez.
Se convierte en adolescente y muy pronto, llega a los años de adulto y comienza a pensar en dejar el nido que hasta entonces lo ha cobijado con amor, dedicación y esmero.
Nos aturde la idea de ver cómo han crecido, que se deben independizarce nos preocupa, porque muy en lo profundo, no hemos dejado de verlos como niños, y que necesita todavía de nosotros.

Llegan hacer todos unos adultos y tienen que dejar el nido y volar en busca de su propio destino.


¿Suena triste? Sí; Si lo es, porque es inevitable extrañarlos, queremos verlos muy seguido, porque nos cuesta aceptar que la separación, el crecimiento y maduración son procesos normales, por los que alguna vez, nosotros también pasamos.
Se nos pasó el tiempo de decir “no” cuando queríamos decir “sí”, fijémonos metas y objetivos y descubramos que queremos lograr, y mientras nuestros hijos ahora cumplen la tarea que antes fue nuestra con sus propios hijos, retomemos nuestros proyectos interrumpidos o emprendamos nuevos, y admitamos graciosamente que ya nuestros hijos han crecido, que no nos necesitan como antes, y que ahora son ellos quienes ocupan el lugar de padres.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...